De izquierda a derecha Anthony Blunt (Samuel West), el espía de la KGB que se infiltró en el Palacio de Buckingham y que fue encubierto por la reina Isabel II (Olivia Colman). La historia se incluyó en "The Crown" temporada 3. Foto: Netflix.
De izquierda a derecha Anthony Blunt (Samuel West), el espía de la KGB que se infiltró en el Palacio de Buckingham y que fue encubierto por la reina Isabel II (Olivia Colman). La historia se incluyó en "The Crown" temporada 3. Foto: Netflix.
Alfonso Rivadeneyra García

La historia de la familia real británica ha sido ampliamente documentada en el siglo XX, incluso en aspectos que para algunos pueden resultar sorpresivos. Ese es el caso de Sir. Anthony Blunt, historiador del arte que trabajó en el Palacio de Buckingham y que, en secreto, proporcionaba información a los servicios secretos de la Unión Soviética, la KGB. Su historia se incluyó en la temporada 3 de “The Crown”, disponible desde el domingo último en Netflix.

En “The Crown” temporada 3 la vida es más dolorosa que la muerte | RESEÑA

Teóricamente, cualquier gobierno que detecte a un topo en los más altos niveles no dudaría en aplicar sanciones. Y si se trata de un noble, quitarle el título de la manera más vergonzosa posible no estaría fuera de lugar. Pero eso no ocurrió. Es más, Blunt continuó trabajando para la realeza hasta retirarse.

La forja de un espía

Nacido en en 1907, en Hampshire, Blunt fue primo lejano de la Reina Madre Isabel. Educado en las mejores escuelas y tras vivir un tiempo en Francia, donde estuvo en contacto con la movida artística local, Blunt se dedicó profesionalmente al arte.

En los años 30, en un periodo de años cuya exactitud no ha podido determinarse, Sir. Anthony Blunt fue reclutado como espía por la Unión Soviética. Solo se tiene constancia que visitó dicho país en 1933. El historiador asegura haber sido reclutado por Guy Burgess, integrante del Círculo de espionaje de Cambridge; grupo de cinco ciudadanos británicos que pasaron información a la KGB durante dos décadas, entre 1930 y 1950.

En 1964 el MI5, servicio de inteligencia británico, por fin pudo determinar que Blunt (quien había estado bajo sospecha y había negado cualquier participación en espionaje) sí era integrante del Círculo de Cambridge. Con la confesión de Blunt, a quien le ofrecieron inmunidad a cambio de revelar todo lo que sabía, la reina Isabel II se enteró de la verdad.

Pero la Reina mantuvo silencio.

En "The Crown" la reina Isabel II y Anthony Blunt coinciden en un evento público, donde tienen una conversación de doble sentido. Se trata de una escena que jamás ocurrió en la vida real. Foto: Netflix.
En "The Crown" la reina Isabel II y Anthony Blunt coinciden en un evento público, donde tienen una conversación de doble sentido. Se trata de una escena que jamás ocurrió en la vida real. Foto: Netflix.

“Mantén a tus amigos cerca...”

En la tercera temporada de “The Crown” se muestra que la Reina Isabel (Olivia Colman) se enteró de la traición de Blunt (Samuel West)), pero no dijo nada públicamente en su momento. La escena en la que ambos están en un evento, donde la Reina envía mensajes de doble sentido al historiador, es una fabricación de la serie.

La serie, además, se decanta por la teoría de que la Corona mantuvo silencio en el caso del espía por un chantaje: una escena muestra a Blunt decirle al duque Felipe (Tobias Menzies) tener acceso a ciertos dibujos hechos por el osteópata Stephen Ward; los cuales pondrían al consorte real en medio del Caso Profumo, por el cual tuvo que renunciar un Primer Ministro.

Si bien la biógrafa de Blunt, Miranda Carter, dice que el espía habría adquirido los dibujos de manera subrepticia para evitarle a la Corona un problema; de momento no hay prueba alguna de ello. Adicionalmente, cualquier relación entre el duque y el Caso Profumo no ha surgido jamás.

La traición de Blunt se mantuvo oculta a los medios hasta 1979, cuando la Primera Ministra Margaret Thatcher la reveló, indignada, ante la Cámara de los Comunes. Ella, como indica The Washington Post, confirmó también el conocimiento de la Reina Isabel II sobre el particular.

“El secretario privado de la Reina preguntó qué acción debía se le había aconsejado tomar a la monarca si Blunt confesaba. Le dijeron que la Reina recibió el consejo de no tomar acción”, dijo Thatcher.

Una teoría para respaldar el silencio de Isabel II, que protegió a Blunt por unos años, fue así se le evitaría una vergüenza mayor al servicio de inteligencia. Pero la verdad salió a la luz en 1979 y Anthony Blunt, de manera rauda, perdió su título como noble.

Blunt murió cuatro años después, alejado de la vida pública. En vida, una vez expuesta su conexión soviética, dijo que jamás reveló secretos británicos pues no tenía acceso a dicha información.Antes de morir dijo que la traición al Reino Unido fue el mayor error de su vida.

DATO

Todos los episodios de “The Crown” están disponibles en Netflix.




TAGS RELACIONADOS