Módulos Tomas de Canal
elcomercio.pe

Más en Firmas

Firmas

La camiseta ha vuelto, por Pedro Ortiz Bisso

"El nuevo diseño de la camiseta de la selección es más que un guiño a un pasado de gargantas enrojecidas y sonrisas, muchas sonrisas. Porque a pesar de la locura que estalló en Rusia, nuestro fútbol no ha vivido instantes más cercanos a la felicidad plena que hace cincuenta años".

Selección peruana

Selección peruana: lo que significa la nueva camiseta de Perú | FOTO: Miguel Villegas.

El mismo día que se reveló la nueva camiseta de la selección, se conoció el póster de la última entrega de "Terminator". La imagen de "Terminator: Dark fate" muestra a la indomable Linda Hamilton otra vez en la piel de Sarah Connor. Lentes oscuros, camiseta ajustada y brazos de acero. La estampa de la madre del guerrero que luchará contra las máquinas para salvar a la humanidad se asemeja a la que vimos en 1991, cuando Linda fue Sarah por última vez, peleó a muerte para salvar a su hijo y la franquicia alcanzó el más alto de sus éxitos.
Linda ha vuelto. Y no lo ha hecho sola. Porque además de Schwarzenegger -aunque no aparece en los créditos- lo hace también James Cameron, su ex esposo, el genio detrás de la historia que revolucionó los filmes de ciencia ficción.

A veces hace falta volver para ser feliz otra vez.

El nuevo diseño de la camiseta de la selección es más que un guiño a un pasado de gargantas enrojecidas y sonrisas, muchas sonrisas. Porque a pesar de la locura que estalló en Rusia, nuestro fútbol no ha vivido instantes más cercanos a la felicidad plena que hace cincuenta años. Esa franja ancha que cruza el pecho, marcando la dirección del corazón, es la vuelta de los goles de Cachito en blanco y negro en la Bombonera. Son las palomilladas de Perico, el atrevimiento de Chale, la sapiencia de Didí. Es también el Cholo quebrando cinturas marroquíes, el Nene y Mifflin construyendo una pared en punta de pies y Gallardo clavándola con furia en el arco de los brasileños.  
Después de haberla adelgazado hasta convertirla en un hilo ridículo o difuminarla en cuadraditos en la espantosa eliminatoria del 93, la nueva camiseta regresa a lo que nunca debió dejar de ser. No hace falta mucha ciencia para que un diseño exprese los misterios de la pasión.

Y sobre el escudo, dos detalles para avivar el orgullo: las estrellas que en Brasil habrá que defender. La del 39, que alcanzaron Lolo, Campolo y Magallanes. Y la del 75, la de la media chalaca de Oblitas, la comba de Cubillas a los brasileños y el saltito ridículamente maravilloso de Casaretto.

La camiseta de la selección ha vuelto. Solo eso es motivo para ser feliz.


Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada