Catherine Contreras

Todo empezó con “La piedra de la felicidad”, o casi todo. Fernando Zevallos nos revela que este espectáculo no fue el primer que La Tarumba montó, y que (extra oficialmente) la compañía que él creó no nació en 1984, aunque sí fue ese el año de su fundación. El director lo explica: un año antes juntó un grupo de artistas para hacer un espectáculo de calle que combinara teatro, circo, música, títeres y mimo. Solo los que se convencieron de la viabilidad de esa propuesta se quedaron, para dar vida a La Tarumba.

► Lo que no callamos las mujeres: Festival de narradoras

► Enrique Ghersi será el abogado del Monstruo de Armendáriz

Tiempos de guerra interna y de desborde popular se dejaban sentir en esa Lima que fue tierra fértil para el surgimiento de este grupo de entusiastas que se propuso llevar alegría y sana distracción a los sectores menos favorecidos.

En calles y plazas, pero también en locales comunales, estos cirqueros hicieron sus talleres pedagógicos y montaron sus espectáculos. Compartieron sus sueños con quienes creían que no estaban permitidos de soñar. 

“Los grupos del Movimiento de Teatro Independiente nunca dejamos las calles. Rotábamos y hacíamos circuitos por Lima Norte, en el sur, en la carretera central. Era difícil y en un momento se hizo casi imposible. Pero estábamos sólidos y sabíamos lo que queríamos hacer”, explica Zevallos, refiriéndose a épocas en que el humor político aderezó “Cállate Domitila”, propuesta que junto a “La Carcocha” cerraron aquella turbulenta década de los ochenta y dieron paso a los años 90, cuando La Tarumba se alojó en la casona de Miraflores, convertida en sede oficial de este colectivo artístico que después, con el nuevo milenio, creó su Escuela Profesional de Circo Social.

Esta se fundó el 2002, para formar artistas en disciplinas como acrobacia y malabares, danza y teatro, pero también para incentivar el desarrollo y la investigación de técnicas nuevas, esas que últimamente vemos boquiabiertos en cada espectáculo de La Tarumba.

Ya han sido varias las promociones que han egresado de esta escuela. Y es la quinta, la que acaba de concluir tres años de estudios, la que presenta hoy –bajo la dirección artística de Zevallos- el espectáculo “Aire libre”, en la calle, sin carpa ni tribunas, cobijados en la esencia del espectáculo nómade, gitano y de vida comunitaria. Es volver al origen, del circo y de La Tarumba.

JÓVENES BAJO LA CARPA

Al cabo de tres años de estudios, 14 jóvenes del Perú, Colombia y Chile están listos para mostrar al público lo mejor del arte circense. Tras muchísimo esfuerzo, ellos han culminado con honores su etapa de formación en la Escuela Profesional de Circo de La Tarumba, la primera de su tipo en el Perú.

Participan en “Aire Libre” Alejandra Bambarén, Angie Daniela Casas, Bernardo Vargas, Camilo Lara, Diego Saavedra, Faber Cedeño, Gianfranco Lee, Ivanna Salgado, Josefa Valenzuela, Laleshka Salas, Nicole Carrión, Nicole Baeza, Percy Cortez y Yuriko Tanaka. 

Ellos estudiaron la carrera dirigida a  formar jóvenes entre los 17 hasta los 24 años de edad a través de un programa que no solo incluye malabares y acrobacias típidos del circo. El programa también los forma en disciplinas que son afines, como el teatro, la danza y la música, en una propuesta orientada a la gestión y el liderazgo.

CUÁNDO Y DÓNDE

Sábado 11 y domingo 12: Lugar: Centro Comercial Plaza Lima Sur.
Dirección: Prolongación de Paseo de la República (Continuación de Vía Expresa), Chorrillos Hora: 7 p.m.

Sábado 18: Lugar: Parque Central del Grupo 9, Sector 1 de Villa El Salvador.
Dirección:  Esquina avenidas Talara y Revolución (espalda Parque Zonal Huáscar)
Hora: 7 p.m.

Domingo 19: Lugar: Parque Reducto Nº2. Dirección: Calle Ramón Ribeyro 490, Miraflores. Hora: 7 p.m.

LEE MÁS EN...

TAGS RELACIONADOS