Los Shapis y sus ritmos tropicales que se fusionan con el rock psicodélico fueron uno de los platos fuertes de la última edición de Vivo x el Rock. (Foto: Renzo Salazar/El Comercio).
Los Shapis y sus ritmos tropicales que se fusionan con el rock psicodélico fueron uno de los platos fuertes de la última edición de Vivo x el Rock. (Foto: Renzo Salazar/El Comercio).
Juan Diego Rodriguez Bazalar

El panorama de los festivales y conciertos en Lima no podría ser mejor. Hasta hace poco era impensado ver a Interpol dos veces en el año, o a Slipknot darlo todo en el escenario. Es tanto así que cada vez aparecen más shows en vivo y de todo tipo. Se ha hecho evidente que el Vivo x el Rock, aunque crece en cada edición, necesita más de un día para satisfacer las necesidades del público.

Pau Donés regresa a los escenarios y asegura: “nunca me he sentido tan fuerte como ahora”

De ello se desprende otra discusión que no suele caer bien: ¿el país se puede dar abasto para llenar un cartel de dos o más días? ¿Las propuestas nacionales son suficientes? A la par de la buena salud de los conciertos, los músicos nacionales han encontrado las formas (ya sea autofinanciándose o mediante concursos del Estado) para llevar sus propuestas a buen puerto.

El talentoso Tony Succar se llevó dos Grammys, uno de ellos por su disco “Más de mí”.
El talentoso Tony Succar se llevó dos Grammys, uno de ellos por su disco “Más de mí”.

Tony Succar estrenó el videoclip de “Lo que pase aquí” | VIDEO

El año que está por acabar tuvo novedades en lo que respecta a publicaciones discográficas. Mundaka, por ejemplo, dio varios pasos hacia adelante con “Albatros”; mientras que Tourista consolidó su sonido en “Fantasmas”. Los traperos de M2H sorprendieron con “Homies & Music”, dando fe de que todavía se puede jugar con la música urbana; en tanto que la caótica psicodelia de El Jefazo se plasmó en “Simbiosis”. Quienes tampoco defraudaron fueron Pelo Madueño y su larguísimo “XXX”, y Tony Succar con “Más de mí”.

Al detalle

Daniela Darcourt fue una las artistas más cotizadas. Este año lanzó su primer disco, “Esa soy yo”, y la pegó en la radio con “Señor mentira”.
Daniela Darcourt fue una las artistas más cotizadas. Este año lanzó su primer disco, “Esa soy yo”, y la pegó en la radio con “Señor mentira”.

Han sido, sin duda, pocos los artistas que podrían decir que el 2019 fue su año. Anna Carina, por ejemplo, llevó “Callao” a otro nivel y sigue dando la hora con su “Dónde están”. A su lado, Daniela Darcourt –quien calló muchas bocas al publicar su álbum “Esa soy yo”– se colocó en todas las mentes con “Señor mentira”.

“La faldita” de Leslie Shaw también acaparó la atención sumando (hasta la fecha) más de 58 millones de visualizaciones en You Tube. En paralelo, Susan Ochoa destacaba en Viña del Mar e hizo popular su tema “Ya no más”, y Yahaira Plascencia descargaba su energía en “Y le dije no”.

Mon Laferte llena conciertos. Aquí se presentó en el Plaza Arena del Jockey. (Foto: AFP)
Mon Laferte llena conciertos. Aquí se presentó en el Plaza Arena del Jockey. (Foto: AFP)

La lista queda corta, pero deja en claro que hay material. Se hace evidente, también, que el país –aun con sus inconvenientes en logística– se consolida como una buena plaza. La llegada de Mon Laferte, Arctic Monkeys, Kim Hyun Joong, Shawn Mendes o Muse son la mejor prueba.

Y ni pensar que la música académica ha quedado relegada. Allí están los conciertos de Yo-Yo Ma, Elīna Garanča, de la Orquesta Sinfónica de Londres dirigida por Simon Rattle, la Orquesta Filarmónica de Israel dirigida por Zubin Mehta, y la presentación de Mischa Maisky y Orquesta Sinfónica de RTV Eslovenia. Hay para todos los gustos.

También te puede interesar

La meta de Bad Bunny para 2020 es “seguir evolucionando” en la música

Mar de Copas presenta “Cuarta llamada”, show que tendrá como protagonista a “Entre los árboles”, su disco más emblemático

El Museo de los Grammy abrirá una exposición con el legado de Amy Winehouse en enero de 2020

Sara Sosa, hija del Príncipe de la canción, se lanza como cantante

Imagine Dragons anunció su separación temporal