Esta tarde se realiza un plantón en el local de McDonald's ubicado en el parque Kennedy. (Foto: Jacqueline Fowks @jfowks)
Esta tarde se realiza un plantón en el local de McDonald's ubicado en el parque Kennedy. (Foto: Jacqueline Fowks @jfowks)
Gladys Pereyra Colchado

Carlos Gabriel Edgardo Campos y Alexandra Antonella Porras trabajaron y murieron en el McDonald’s de Pueblo Libre. Tenían 18 años, eran pareja y llevaban seis y tres meses, respectivamente, realizando labores de atención a clientes, cocina, caja y limpieza del restaurante.

Muerte en McDonald’s: más de 190 personas han fallecido en sus trabajos en solo diez meses

McDonald’s: todo lo que se sabe sobre la muerte de dos trabajadores en el local de Pueblo Libre

El último domingo, antes de que terminara su turno a las 7 de la mañana, una descarga eléctrica los alcanzó cuando baldeaban la cocina. Se supo la corriente tocó a uno y el otro corrió a ayudarlo. Los familiares no saben cuál. Tampoco la hora exacta del deceso porque les avisaron recién a las 10 a.m. De lo que sí están convencidos es que no fue un accidente porque los jóvenes no contaban con botas o guantes que los mantuvieran a salvo de cualquier riesgo.

La Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) investiga el caso y adelantó que, si se comprueba que la empresa incumplió las obligaciones de seguridad y salud en el trabajo, se impondrá la sanción administrativa más drástica con una multa de hasta 45 unidades impositivas tributarias o 189.000 soles, sin contar con las posibles sanciones penales.

Carlos Gabriel Edgardo Campos y Alexandra Antonella Porras trabajaban en McDonald's de Pueblo Libre.
Carlos Gabriel Edgardo Campos y Alexandra Antonella Porras trabajaban en McDonald's de Pueblo Libre.

Sin embargo, este caso ha vuelto a poner en evidencia casos de presuntos abusos en trabajos formales.

Desde que ocurrieron las muertes, exempleados de McDonald’s y de otras cadenas de comida rápida han volcado en redes sociales sus testimonios en los que se repite jornadas laborales muy superiores a las 8 horas de ley y ambientes poco seguros. Las historias de presunta precariedad en las condiciones de trabajo se extienden a tiendas por departamento, supermercados y otros empleos orientados principalmente a jóvenes y estudiantes.

“Tuve la oportunidad de trabajar en dos tiendas de comida rápida cuando estaba en la universidad: la primera fue Cineplanet. Ahí trabajé medio tiempo. 4 horas que terminaban siendo 8 para “apoyar al equipo” [...] Luego trabajé en Chillis. Eran 8 horas de trabajo. De 3 a 11, se suponía. Pero no. Atendía al público hasta las 11 y pasada esa hora, tenía que hacer tareas imposibles de realizar dentro de mi horario de trabajo. ¿Cómo vas a limpiar las mesas de tu línea de trabajo si la gente aún está comiendo ahí? El público se iba a partir de las 11, recién a las 11 empezabas a limpiar tus mesas, a pulirlas, a limpiar la máquina de limonada, de chicha, el piso, las lunas, etc. Sin querer esas actividades acababan a las 2 o 3 am.”, cuenta Jesús Osorio, quien laboró en las modalidades de medio y tiempo completo.

Derechos laborales y estabilidad

“Buscamos jóvenes talentosos que quieran formar parte de la familia McDonald’s como colaboradores de tiempo parcial...”. Así empieza una oferta de trabajo publicada en pasado 5 de diciembre en la página web de bolsa de trabajo Aptitus. La empresa buscaba un trabajador ‘part time’ y ofrecía un salario de entre 300 y 450 soles por preparar y servir alimentos, atender al público y limpiar el local.

Como este aviso, este Diario encontró decenas en las webs de búsquedas laborales más conocidas, no solo de McDonald’s sino también de otras cadenas de fast food. La mayoría con la modalidad de medio tiempo y orientada hacia el mismo público: personas jóvenes y estudiantes, a quienes se les ofrece “flexibilidad laboral”. Los empleos ‘full time’ o tiempo completo son menos frecuentes.

El Comercio consultó a especialistas en el tema para conocer cuáles son las características y derechos de cada uno.

Horarios

La empresa Operaciones Arcos Dorados S.A. (nombre con el que McDonald’s está registrado en Sunat) informó el lunes a El Comercio que los jóvenes laboraban con la modalidad ‘part time’ y tenían jornadas de 8 horas más una hora de almuerzo. Sin embargo, Johana Inga, madre de Alexandra, declaró a un medio local que su hija empezaba sus labores a las 7 de la noche y las culminaba a las 7 de la mañana.

Como esta denuncia, la mayoría de quejas de exempleados de cadenas de fast food o similares - especialmente con la modalidad de medio tiempo- denuncian que sus horarios no eran respetados. “Me decían la ‘loca quejas’ porque quería salir de mi turno a la hora”, contó Bianca Denegri, extrabajadora de McDonald’s en Plaza Norte, a Canal N.

Juan Carlos Requejo, superintendente de Sunafil, recordó que la jornada laboral de tiempo completo estipulada por ley no puede exceder las 8 horas. Incumplir el horario laboral es una infracción grave que se sanciona con hasta 9 mil soles por cada trabajador.

En diálogo con El Comercio, el funcionario precisó que las horas extra deben ser pagadas y de carácter extraordinario.

En cuanto a la modalidad de medio tiempo en el régimen privado, el abogado laboralista Germán Lora explica que en promedio no puede exceder las 4 horas diarias, 20 semanales, para jornadas de 5 días, o 24 horas si se trata de seis días a la semana. “El contrato siempre tiene que ser celebrado por escrito y presentado ante la autoridad de trabajo”, precisa.

Estabilidad

Además del horario, la principal diferencia entre ambas modalidades tiene que ver con los derechos ante despidos intempestivos.

La abogada laboralista Adriana Tapia Quintanilla, gerente en PwC Perú, detalla que los empleados de medio tiempo si bien pueden estar en planilla, tienen algunos derechos recortados. Por ejemplo, no tienen estabilidad laboral ni se les considera la Compensación por Tiempo de Servicio (CTS).

“Les pueden decir que hoy termina su contrato y no les pagan indemnización por despido arbitrario ni tampoco pueden pedir su reposición", explicó a El Comercio.

Esto tiene que ver con el artículo 22 de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral (LPCL), el cual precisa que solo para los trabajadores sujetos a régimen de la actividad privada “que labore cuatro o más horas diarias para un mismo empleador” se toma en cuenta la existencia de una causa justa y debidamente comprobada para su desvinculación.

Para Germán Lora, esta falta de estabilidad laboral hace necesaria una revisión de la norma peruana. “Hay que darle más importancia y revisar al contrato ‘part time’ para evidenciar los derechos que tienen los trabajadores de esta modalidad”, remarcó a este Diario.

En cuanto al sueldo, tampoco tienen derecho a la remuneración mínima vital, equivalente a 930 soles. No obstante, ambos letrados coinciden en que sí debe ser proporcional a las horas trabajadas. Además, también tienen derecho a pagos por horas extra “siempre que no sean en exceso y solo en casos excepcionales”, agrega Germán Lora.

Vacaciones

Los especialistas consultados por este Diario informaron que la ley peruana no reconoce vacaciones para los trabajadores de tiempo parcial. No obstante, pueden acceder a al menos 7 días al año gracias a un convenio con la Organización Internacional de Trabajo (OIT).

Un grupo de personas protestó en los exteriores del local de McDonald's en Miraflores. (Foto: Radio Miraflores/Twitter)
Un grupo de personas protestó en los exteriores del local de McDonald's en Miraflores. (Foto: Radio Miraflores/Twitter)

Seguridad

Sobre este punto, no hay diferencias entre ambas modalidades de empleo. Tanto Lora, Tapia y el superintendente Juan Carlos Requejo aseguran que el empleador está en la obligación de brindar todos los implementos de seguridad que se requiera para el correcto desarrollo de las tareas encomendadas, así como la capacitación para utilizarlas. Las horas destinadas a dicho adiestramiento deberán ser computadas como parte de la jornada laboral.

“El empleador debe informar al trabajador las situaciones de riesgo que implica la posición para la cual ha sido contratado. Si trabaja en cocina, los riesgos del gas o fuego, si es limpieza, qué químicos son peligrosos. Además, no basta con entregar los elementos de protección adecuados, tiene que enseñar cuál es el protocolo que debe seguir”, detalla la abogada Adriana Tapia.

Esto también aplica si se trata de un practicante. “Aquí no hay temas de pagar piso. A partir de que el trabajador pone pie en la empresa el empleador tiene que tomar todas las medidas del caso para garantizar su seguridad y que esté capacitado. Es una tarea continua”, agrega el superintendente Juan Carlos Requejo.

–Plantón–

Esta tarde, decenas de personas realizan un plantón en los exteriores del local de McDonald’s ubicado en el parque Kennedy, en el distrito de Miraflores. Los manifestantes denuncia presunto abuso laboral de la empresa contra sus empleados, que incluyen, según dijeron, largas jornadas de trabajo y malas condiciones para realizar sus labores.

A través de un comunicado, la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) denunció que lo ocurrió se suma a las muertes de los jóvenes Jovi Herrera y Jorge Huamán que fallecieron incendiados en el Centro Comercial Las Malvinas [en junio de 2017], “que tienen como denominador común las precarias condiciones de trabajo y remunerativas en la que laboran miles de trabajadores en el país”.