La ciencia de los orígenes junta los conocimientos de áreas como la astronomía, la biología, la química, las matemáticas o la neurociencia. (Foto: Getty)
La ciencia de los orígenes junta los conocimientos de áreas como la astronomía, la biología, la química, las matemáticas o la neurociencia. (Foto: Getty)

El estudio de las medicinas tradicionales es importante en el Perú, pues es resultado de miles de años de observación y experimentación de prácticas para el tratamiento y cuidado de la salud, que continúan vigentes en los pueblos de nuestro país multicultural, multiétnico y mega y ecobiodiverso. Estas contribuyen activamente al desarrollo de la medicina con innumerables productos naturales, con el conocimiento de plantas diversas con propiedades antioxidantes, anticancerígenas, bactericidas, etc., o con la divulgación de experiencias de estados alucinatorios con ayahuasca o sampedro para ‘turistas/investigadores’.

Algunos de estos productos son estrellas de la exportación a países más desarrollados, como la sangre de grado para el tratamiento de la diarrea, gastritis y úlceras gástricas (aprobado por la FDA) o la uña de gato para el cáncer, artritis, alzhéimer, etc. Otros son de consumo general, como un mate de coca para el mal de altura o una infusión de anís para la digestión.

La medicina contemporánea o científica, con sus innegables avances tecnológicos, podrá predecir y curar numerosas enfermedades; pero, como ocurre con la medicina tradicional, para curar y cuidar al paciente, también deberá entender y atender los estímulos provenientes del subconsciente, consciente y de la alimentación, que pueden producir efectos en el funcionamiento de nuestros órganos.

Todo esto a propósito del inicio de la II Cátedra Cabieses: Neurociencia y Medicina Tradicional, que se realizará el viernes 26, en el Centro de Convenciones del Colegio Médico, en homenaje al insigne médico e investigador peruano.

Más información en https://www.cientifica.edu.pe/seminario_cabieses.