Los servicios financieros representan la mayor industria de exportación de Reino Unido. (Foto: Reuters)
Los servicios financieros representan la mayor industria de exportación de Reino Unido. (Foto: Reuters)
Agencia Reuters

Reino Unido y la Unión Europea (UE) deben encontrar la manera de resolver futuras diferencias sobre la forma en que la enorme industria financiera británica podrá hacer negocios en el bloque sin recurrir a un intercambio “metafórico de puñetazos”, dijo el próximo gobernador del Banco de Inglaterra (BoE), Andrew Bailey.

El jefe de la entidad dijo que sería sorprendente que el sector financiero británico no fuera considerado “equivalente” por la UE y que no pudiera hacer negocios en el bloque desde el comienzo del próximo año, cuando termine el actual periodo de transición post-Brexit.

¿Por qué el coronavirus es un riesgo para las agroexportaciones peruanas en China?

Inversionistas de al menos cinco países tendrían interés en industria mexicana del litio

Según Bailey, el mayor desafío será la forma en que ambas partes aborden la inevitable divergencia en las normas que establecen para las entidades.

"Sería ideal que haya un mecanismo para decir 'OK, sentémonos y hablemos de lo que vamos a hacer aquí'", dijo Bailey —actualmente jefe del regulador de la Autoridad de Conducta Financiera, que debe reemplazar a Mark Carney como gobernador del Banco de Inglaterra el 16 de marzo— a los legisladores de la cámara alta del Parlamento británico.

“Si esto terminara en una especie de pelea metafórica a puñetazos cada vez, con la utilización de retirar la equivalencia, eso significaría que el proceso no funciona correctamente”, añadió.

El próximo jefe del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, consideraría "sorprendente" que no se le permita al Reino Unido ingresar a competir en el sector financiero de la Unión Europea. (Foto: EFE)
El próximo jefe del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, consideraría "sorprendente" que no se le permita al Reino Unido ingresar a competir en el sector financiero de la Unión Europea. (Foto: EFE)

Bailey también dijo que existía el riesgo de que la industria financiera británica estuviera sujeta a estándares más altos que sus rivales de otros lugares porque Reino Unido era “grande y cercano” a la UE.

Los servicios financieros representan la mayor industria de exportación de Reino Unido y la UE es el mayor mercado de envíos para el sector, con un valor aproximado de 26,000 millones de libras esterlinas (US$ 33,750 millones) anuales.

El ministro de Finanzas británico, Sajid Javid, ha dicho que quiere una relación duradera en materia de servicios financieros que se extienda por décadas, pero que Reino Unido debería tener la libertad de establecer sus propias reglas para el sector.

A los banqueros les preocupa que el acceso financiero a la UE dependa de una compensación más amplia, como que Reino Unido permita la pesca en sus aguas, un ámbito en el que el Gobierno británico recibe las presiones de los partidarios del Brexit.

El jefe negociador de la UE, Michel Barnier, dijo el martes que Londres no debería hacerse “ilusiones” con los servicios financieros.